El mundo de los colores

Sabemos tan poco de los pigmentos, que subestimamos la complejidad asociada con su elaboración, investigación y desarrollo. Aprende un poco sobre ellos, nos ayudará a valorar todo el trabajo que hay detrás y lo que esto implica para las metas de innovación y sostenibilidad de los compradores modernos.

En “The Quest for the Next Billion-Dollar Color”, Zach Schonbrun nos lleva a conocer el fascinante mundo de los pigmentos, algo que prácticamente todos ignoramos, pero que a nivel industrial representa un gran reto intelectual y un negocio multimillonario.

Iniciemos por aceptar que el mundo no tiene un pigmento rojo que sirve a todos los intereses, este color, a lo largo de la historia ha estado asociado con elementos tóxicos, como en el caso de los gladiadores, que pintaban su rostro con una base de mercurio, o el pintor italiano Tiziano, que utilizaba una base que contiene arsénico. Las mismas capas de la armada británica, eran pintadas usando pigmento de cochinilla y hasta poco, el rojo de los bloques de la marca Lego contenía Cadmio, un material cancerígeno.

En el mercado existen alrededor de 200 pigmentos sintéticos y naturales del color rojo, pero cada uno de ellos presenta aspectos de seguridad, estabilidad, cromática y/u opacidad. Por ejemplo, el famoso rojo Ferrari,  Red 254, se puede considerar seguro y popular, pero está basado en carbono lo que lo hace degradable a la lluvia o al calor. Esto pasa básicamente con todos los colores basados en sistemas orgánicos. El mercado nunca ha tenido un rojo verdaderamente seguro, estable y brillante.

Un nuevo pigmento puede generar a sus inventores millones de dólares al año, afectando categorías industriales que van desde los plásticos, pasando por los cosméticos o la construcción de autos. El azul más famoso comercialmente, phthalocyanine, se encuentra en sombras de ojos, gel para el pelo y aun en los carros del sistema ferroviario británico.

El “YlnMn” es el primer azul creado en los últimos doscientos años, Mas Subramanian es una celebridad en el mundo de los pigmentos e investigador en la Universidad Estatal de Oregon, y es el padre de este pigmento que puede evolucionar a otros colores. Al agregarle Cobre se puede hacer verde, con Hierro se vuelve naranja y con Zinc y Titanio se puede convertir a Púrpura.

Hablando técnicamente, los colores son la visualización del sentido de la luz que se refleja en los objetos. Un solo pigmento, el dióxido de titanio representa más de las dos terceras partes de la producción global, $13.2 billones de dólares y se usa en señalamientos de tráfico, pastas de dientes  y alimentos. En los últimos años las regulaciones ambientales y de salud han presionado por pigmentos orgánicos benignos, lo que agrega más presión a la industria y sus nuevos desarrollos.

El “YlnMn” es un color azul único, el azul es uno de los tonos más abundantes en la naturaleza, pero ha demostrado ser uno de los más difíciles de crear por el ser humano. El primer pigmento sintético  moderno, el azul de Prusia, no fue descubierto sino hasta principios del siglo XVIII por un alemán que intentaba hacer un color rojo.  Desde entonces, muchos azules contienen restos de Cobalto, un material que se sospecha cancerígeno.

La compañía investigadora Ceresana, estima que los pigmentos son una industria de al menos $30 billones de dólares, liderada por grandes empresas como Lanxess, BASF; Venator y Cheorus. Los pigmentos de alto desempeño, los coloridos, estables y durables, son un segmento de rápido crecimiento que representan casi la sexta parte del valor del marcado en 2016.

Un pigmento azul amigable con el ambiente resultaría ser muy lucrativo. Es por mucho el color favorito de los estadounidenses y se relaciona con conceptos de esperanza, promesa, confiabilidad, estabilidad calma y tranquilidad. Es el color central de muchas grandes marcas como Ikea, Ford, Walmart o Facebook. Dos terceras partes de los equipos de la Liga Mayor de Béisbol, MLB, utilizan el color azul en sus uniformes.

Para entender lo complejo de la industria, el “YlnMn” requirió de aproximadamente 8 años para ser aprobado por la Agencia de protección ambiental en USA para su venta comercial en recubrimientos industriales y plásticos. El siguiente paso, es aplicar para ser aceptado dentro de la lista del inventario de sustancias tóxicas controladas  de la EPA.

Un problema con el “YlnMn” es que para su fabricación requiere de Indio, un metal poco abundante, con un alto grado de pureza y esto lo hace costoso para su fabricación y lo deja fuera de mercados de bajo costo, aunque le ofrece garantías de calidad, de hasta 50 años en acabados, que lo ponen por encima de otros producto similares.

Podemos afirmar que el “YlnMn” aún no produce retorno para sus creadores, pero ellos continúan trabajando con la finalidad de poder crear un pigmento rojo estable y no tóxico en base a este compuesto, para impactar toda otra gama de productos.

Cuando una persona o una empresa adquiere un color, no tiene idea de toda la investigación que hay detrás de esto, es algo que no valoramos, simplemente pensamos que debe haber un pigmento detrás pero no existe conciencia de todo el trabajo científico asociado.

Lo más complicado en la investigación de pigmentos es que aún a pesar de la más meticulosa planeación y escrupulosa planeación estratégica los científicos no saben que han creado hasta que abren la puerta del horno. Detrás de los pigmentos hay una gran cantidad de ciencia, pero también un mundo lleno de incertidumbre.

Fuente: http://spendmatters.com/mx-latam/el-mundo-de-los-colores/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s